¿Qué es Baby Talk Lab?

¿Cuántas veces hemos pasado momentos muy desagradables al no saber interpretar lo que nuestros pequeños desean o piensan?

 

Hemos perdido el control, nos hemos puesto nerviosos e impotentes adivinando si lo que necesita es que le cambiemos el pañal, que lo abracemos, que le demos más tetita, o que lo hagamos dormir. Es así que nace el Baby Signing o lenguaje de signos, con la intención de ofrecer a los padres una herramienta que les permita comunicarse de mejor manera con sus bebés sin recurrir al llanto y a la frustración.

 

El Baby Signing es una guía para que los bebés puedan interiorizar el símbolo con la palabra y de esta manera familiarizarse con el lenguaje oral, ya que siempre el signo viene acompañado de la palabra, justamente, con la intención de que ellos puedan desarrollar el habla desde edad temprana.

Además, los signos favorecen el desarrollo de las inteligencias múltiples donde los niños aprenden a través del juego a ampliar y a estimular su capacidad cognitiva, sensorial, auditiva, kinestésica y en todas estas tu bebé se está comunicando, ¡así que todo son ventajas!

¿Dónde se originó?

 

Aunque esta técnica no es muy conocida en América Latina, no se trata de un nuevo descubrimiento. Su origen nace en los Estados Unidos en los años 80, de la mano del Doctor Joseph García, experto en Desarrollo Infantil, pionero y un referente extraordinario en la evolución del Baby Sign Language como herramienta para facilitar la comunicación gestual con bebés.

En su investigación, observó que los bebés de padres no oyentes podían comunicarse más fácilmente que los bebés de padres oyentes. Ellos empezaron a utilizar el lenguaje de signos desde los 9 meses, entendiendo y comunicando hasta 75 conceptos diferentes (¡sorprendente!), mientras que otros bebés de padres oyentes apenas balbuceaban alguna palabra a esta edad. 

Los resultados fueron fascinantes: los niños que aprendieron lengua de signos mostraban mayor facilidad de adquisición del lenguaje, además, su vocabulario era mucho más amplio, entendían más rápido el acto de la comunicación y, por tanto, se interesaban mucho más por el mundo que les rodeaba, por aprender y preguntar más; favoreciendo a su crecimiento cognitivo y a su autoestima. De hecho mostraban puntuaciones más elevadas en los test de coeficiente intelectual.

A nivel socio emocional se frustraban menos, ya que eran capaces de orientar la atención de sus cuidadores hacia sus necesidades y deseos, convirtiéndose en niños más seguros de sí mismos y más sociables.

En la década de los noventa los estudios se centraron en los beneficios de enseñar lengua de signos a edades tempranas para favorecer el posterior desarrollo del lenguaje. La técnica fue ampliamente extendida en Estados Unidos, Canadá, América Latina, Reino Unido, Europa, Asia, Oceanía.. Prácticamente todos los países desarrollados.

"Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando"

Francesco Donucci

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

Contáctame

¡Suscríbete! y recibe mi ebook gratuito

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

©2023 by Readie. Proudly created with Wix.com